VERSION LIMITADA EN ESPAĄOL


 

Con el fin de facilitar el acceso al mayor número de conocimientos relacionados con la onirología, Oniros ha colocado versiones limitadas de su sitio Internet en un máximo de lenguas.
Estas versiones limitadas presentan las técnicas esenciales de la exploración onírica a las cuales pueden agregarse los contactos y/o ligas Internet con los soĖadores y/o onirólogos de los países que comparten el mismo espacio lingüístico.

Encontrareis enseguida la versión en espaĖol.

 


Las técnicas esenciales
de la exploración onírica

Los sueĖos de incubation
El método de las proyecciones personales
La inducción del sueĖo lúcido



LOS SUEĄOS DE INCUBACION

Es la manera activa de entrar en relación con nuestros sueĖos, "la incubación onírica" es una práctica muy antigua que se remonta a la Antigüedad griega. Es la utilizada en los templos consagrados a Asclepios (Esculapio), para curar diversas enfermedades o para obtener un consejo con el fin de resolver un problema. Pero no es indispensable un templo para practicar la incubación, basta efectuar un trabajo preparatorio y respetar algunas reglas que son comunes a las de la autosugestión y a las de la creatividad en general.
1. El aislamiento
Lo primero es encontrar un lugar calmado donde uno no será perturbado o distraído de su objetivo de inducción onírica. La incubación onírica es una forma intensa de concentración y de recogimiento que requiere un mínimo de quietud, tanto exterior como interior. Es aconsejable practicar durante el día ejercicios que favorezcan la relajación corporal y la concentración psíquica.
2. La formulación de los sueĖos
El tema o el asunto específico de los sueĖos será enunciado de manera tan sencilla como sea posible. Una frase corta, positiva, del tipo : «Esta noche, yo voy...», permite que la mente se focalice sobre un objeto claro, fácil de retener y de poner en acción durante el soĖar. Transcribir esta frase en un diario de sueĖos y el asociarla con una ilustración evocadora reforzará el impacto.
3. La inmersión
Partiendo del principio de que los sueĖos no son sino una manifestación de nuestros pensamientos y de nuestras preocupaciones, es bueno sumergirse en el estado de vigilia dentro del tema de los sueĖos incubados. Es necesario impregnarse de todos los materiales apropiados relacionados con el tema elegido (libros, fotos, etc.). Reflexionar, meditar o practicar de manera obsesiva sobre la pregunta que se planteará. Hacer observaciones o implicarse en las actividades que se relacionan con los sueĖos proyectados.
4. El tiempo de incubación
Si nuestro cerebro, como una supercomputadora, es una máquina admirable, su memoria y sus capacidades de tratamiento de la información no dejan de ser limitadas. Por esta razón, conviene efectuar el trabajo de programación durante tres noches consecutivas.
5. La inducción propiamente dicha
Al momento de acostarse, practicar si es posible un ejercicio de relajación corporal para facilitar la concentración y la receptividad. Una vez distendido, visualizar el sueĖo proyectado y repetirse mentalmente la frase de incubación focalizando nuestros pensamientos sobre ella. Efectuar esta 3programación2 interna hasta el adormecimiento.
6. El recuerdo del sueĖo
Como para los sueĖos ordinarios, conservar los ojos cerrados sin moverse, y dejar que surjan los recuerdos del sueĖo. Revivir en seguida estos recuerdos para grabarlos bien en la memoria de vigilia.
7. La transcripción de los sueĖos en el diario
Anotar los sueĖos tan fielmente como sea posible sin reflexionar sobre su pertinencia en relación con la frase de incubación.
8. El examen de los sueĖos
Esta fase puede ser diferida. Consistirá en obtener las enseĖanzas del soĖar en relación al contexto vigil. Como los sueĖos ordinarios, los sueĖos de incubación tienen una dimensión creativa cubierta muy frecuentemente por el velo del simbolismo y de la condensación.


 

EL METODO DE LAS PROYECCIONES PERSONALES

Si fuera mi sueĖo...

 

Concebido en los aĖos setenta por el psiquiatra norteamericano Montague Ullman, el análisis de los sueĖos en pequeĖo grupo por el método de las proyecciones personales es una forma reciente de exploración onírica que tiende a conceder nuevamente a los sueĖos su dimensión colectiva y social evitando las interferencias interpretativas ligadas a las posiciones teóricas y a la autoridad de los intérpretes individuales. El papel del grupo es el de aportar una ayuda al soĖador al mismo tiempo que preserva su autoridad personal sobre su sueĖo.
Desarrollada personalmente en Suecia y vulgarizada especialmente por el pastor norteamericano Jeremy Taylor, la técnica proyectiva se ha practicado ampliamente en los Estados Unidos por los grupos de soĖadores que surgieron a partir de los aĖos ochenta. Se apoya esencialmente en nuestras facultades intuitivas. Su principio es simple : esclarecer los sueĖos de los otros apropiándoselos y proponiendo sus propios puntos de vista sobre un contenido onírico entonces compartido (nuestras proyecciones personales). A diferencia de los enfoques interpretativos clásicos, freudiano y jungiano, la técnica proyectiva no se inscribe en un cuadro estrictamente "terapéutico", incluso si, a causa de su dimensión social, frecuentemente reviste este aspecto.

LAS CUATRO GRANDES ETAPAS DE LA EXPLORACION PROYECTIVA

En un primer estadio (plano subjetivo individual), el soĖador es conducido a relatar su sueĖo, en tiempo presente (de preferencia un sueĖo corto y reciente). El grupo escucha de manera atenta su relato onírico. Con el fin de captar el sueĖo y de apropiárselo de manera imaginaria, los miembros del grupo pueden solicitar aclaraciones sobre su contenido, no sobre su contexto real.
Segunda etapa : el grupo se apropia el sueĖo que se le acaba de confiar y se invita a cada uno de los participantes a emitir sus proyecciones personales sobre las diferentes partes del sueĖo (plano subjetivo grupal). Cada uno proyecta libre y espontáneamente sus puntos de vista, sentimientos, asociaciones e intuiciones personales sobre un sueĖo considerado de aquí en adelante como el suyo. Si fuera mi sueĖo, yo pienso que... Dejado a un lado, el soĖador escucha y toma nota de las proyecciones ofrecidas. Salvo excepción, no interviene en el trabajo de concentración efectuado por el grupo.
Tercera etapa
: se restituye el sueĖo al soĖador y se reanuda el diálogo con el grupo. El soĖador responde a las preguntas de los participantes sobre el contexto real del sueĖo (plano objetivo) y da su opinión sobre las proyecciones emitidas. Cuarta etapa: el grupo ayuda al soĖador a vincular con el contexto real las proyecciones que han venido a esclarecer su sueĖo (plano de intersección).

Dos reglas esenciales :
-El carácter confidencial de las informaciones personales emitidas en ocasión de la exploración de los sueĖos.
-El soĖador permanece como dueĖo de su sueĖo. Es libre de responder o no a las preguntas que se le plantean. Puede decidir la interrupción del trabajo de exploración cuando lo desee. (Cf. Le Livre des rźves, Roger Ripert, Sylvain Michelet et Nicolas Maillard, éd. Albin Michel, 2000, pp. 137-8)

 


 

LA INDUCCION DEL SUENO LUCIDO

A PARTIR DEL ESTADO ONIRICO

 

Durante los aĖos ochenta del siglo XX se hizo énfasis en esta forma de inducción, la más fácil de poner en práctica, y se vulgarizaron diferentes métodos prácticos, como el utilizado por Daryl Hewitt, uno de los principales sujetos de experimentación del Dream Ligth en el Lucidity Institute. Combina la técnica MILD de S. LaBerge (fundada en la autosugestión y el entrenamiento mnemónico por la transferencia en el soĖar de una conciencia reflexiva) y el método del alemán Paul Tholey que consiste en desarrollar esta conciencia reflexiva en estado de vigilia. La eficacia comprobada de esta técnica reposa en gran parte, sin duda, en el ejercicio que consiste en hacer funcionar simultáneamente nuestros dos hemisferios cerebrales. El sueĖo lúcido es, en efecto, un estado híbrido dirigido a la vez por el cerebro derecho asociado a los sueĖos (síntesis, etc.) y el cerebro izquierdo, asociado a nuestras facultades en estado de vigilia (análisis, etc.). Activar plenamente su cerebro izquierdo inmediatamente después de la salida de un sueĖo permite al soĖador conservar en parte sus facultades de análisis y de distancia crítica que tanto le hacen falta en los sueĖos ordinarios.

LA TECNICA MILD DE STEPHEN LABERGE

Como lo enuncia D. Hewitt : «Es a través de su propia experiencia y por su perseverancia que el principiante llegará a desarrollar sus facultades de inducción, concentrando de preferencia sus esfuerzos en dos o tres noches seguidas, en particular un fin de semana en el que el sueĖo puede ser prolongado7. El método reagrupa tres tipos de ejercicios practicados durante el día, antes del adormecimiento, y tras un despertar nocturno.

EJERCICIO EN EL ESTADO DE VIGILIA

1. Antes de formular su intención de soĖar lúcidamente, y lo más frecuentemente posible (al menos tres veces por día), debe plantearse la pregunta : «ņestoy soĖando?»
Verificar la estabilidad de sus percepciones habituales - Observe un objeto describiendo sus características, después mire hacia otra parte; un instante después obsérvelo de nuevo ņes idéntico? Por ejemplo, ņel cuarto conserva la misma forma y la misma dimensión ?
Verificar el buen funcionamiento de su memoria. - Recorra mentalmente el curso de los acontecimientos que acaba de vivir. ņEs víctima de un agujero de memoria ?
2. Después de este cuidadoso 3test de la realidad2, imagine tan intensamente como sea posible que usted está realmente soĖando. Imagínese dentro de un sueĖo en el cual tiene la conciencia de soĖar. Puede ser útil entrecerrar un poco los ojos para dar a su ambiente una apariencia borrosa y semejante a los sueĖos.
3. Dígase entonces con convicción : «La próxima vez que yo vaya efectivamente a soĖar, quiero absolutamente recordar lo que sueĖo». Es bueno elegir primero ciertas ocasiones para practicar el ejercicio en estado de vigilia, por ejemplo, podría plantearse la pregunta «ņEstoy soĖando?» cuando utiliza una llave, cuando regresa a la casa, etcétera. La visualización ayuda a recordar la circunstancia en la que se planteó la pregunta. Si tiene la intención de verificar la realidad cuando utiliza una llave, imagínese en ese momento realizando la acción de recordar su intención y de proceder efectivamente a esta verificación.

JERCICIO ANTES DEL ADORMECIMIENTO

1. Al acostarse, tómese algunos minutos para relajarse completamente, utilizando uno u otro de los siguientes métodos :
El yoga u otros ejercicios de relajación, como la gimnasia sueca.
La relajación progresiva. Durante diez segundos o más, tensar y después relajar de manera sucesiva : los hombros, las manos, los brazos, los pies, las piernas, la pelvis, el abdomen, el cuello, las mejillas, la mandíbula y los músculos de la frente.
2. Intente que se desvanezcan sus preocupaciones del día. Respire profundamente y desarrolle en usted el apaciguamiento y la quietud en cada expiración.
3. Recuerde un sueĖo reciente.
Imagínese dentro de ese sueĖo y observe toda cosa inhabitual o anormal que lo identifique como un sueĖo.
Piense en fijar su atención en tales anomalías para la noche siguiente, considerándolas como índices de su estado onírico. Por ejemplo, si le ocurre que habla con un animal. Piense en observar la extraĖeza de esta conversación y dígase : «Es extraĖo, los animales no hablan. Debo estar soĖando».
Dígase con decisión : «En mi próximo sueĖo voy a pensar en tomar conciencia de que sueĖo». Esta intención se beneficia por el hecho de que se formule en múltiples ocasiones.

EJERCICIO NOCTURNO (en ocasión de un despertar tras un sueĖo)

Es importante practicar este ejercicio después de cada despertar para no reducir el valor de los otros ejercicios.

1. No mover un solo músculo durante un minuto o dos con el fin de facilitar la rememoración onírica.
2. Despertarse completamente. El hecho de pasar sobre los ojos una toalla húmeda puede bastar para despertar lo suficientemente como para que pueda practicar este ejercicio nocturno.
3. Memorizar cuidadosamente todo aquello que pueda recordar de su sueĖo. Examínelo en detalle y recuerde tan claramente como sea posible los sentimientos que experimentó.
4. Encienda la luz y conságrese a la lectura o a la meditación durante cinco a diez minutos, de manera que se despierte completamente y haga funcionar plenamente sus facultades mentales. 5. En el momento en que vaya a dormirse nuevamente, dígase: 3para mi próximo sueĖo, voy a pensar en tomar conciencia de que sueĖo2. 6. Después, tan intensamente como sea posible, visualice su cuerpo dormido, acostado en la cama.
Observe el movimiento rápido de los ojos bajo sus párpados cerrados, que indican que se encuentra en el proceso de soĖar.

 

 


Top of the page

Accueil